¿Qué te hace sentir ‘como en casa’?

La super confiable Wikipedia define a un hogar como un lugar donde una persona o un grupo habita, “creando en ellos la sensación de seguridad y calma”. Es esta sensación la que marca la esencial diferencia con el concepto de casa, que solo implica la vivienda física. Pero, ¿qué es esa sensación? ¿En qué se basa?

Sentirnos “como en casa” o en nuestro hogar no es algo que nos cuestionemos todos los días, o al menos no lo era para mi. Es ese limbo eterno en el que nos encontramos cuando intentamos independizarnos de nuestros padres y no podemos lograrlo tan fácilmente el que me llevó a tales preguntas.

Dejar de vivir en la casa de mis papás fue al principio algo emocionante. Iba a poder levantarme en el horario en el que quisiera, comer todas las porquerías que se me ocurran y bailar en ropa interior hasta tarde en la madrugada, si es lo que tenía ganas de hacer. Fiesta loca constante. Y así lo viví al principio. Extrañaba, obviamente, me lo decía un pequeño dolorcito de angustia en la panza. Pero todas esas emociones estaban tapadas por mi mirada todavía adolescente que estaba feliz de considerarse finalmente adulta.

Con el tiempo, esa leve sensación de pena comenzó a crecer hasta convertirse en un vacío en el estómago que solo se solucionaba cuando regresaba con mis papás. Su casa es grande, acogedora, abarrotada de cosas llenas de buena onda y dominada por una atmósfera que te invita a pasar, comer algo rico y dormir la siesta tapado con mil frazadas calentitas. Un día bajo el cuidado de mis papás en su casa equivale a un mes de retiro espiritual para mi cabeza. ¿Pero qué es lo que me genera esto, que me saca del desarraigo y me carga de buenas ondas? ¿Son mis papás, es mi mascota? ¿Es que siempre haya algo rico en la heladera? ¿O son las paredes cálidas, los adornos y fotos familiares? Quizás sea una de esas cosas, o por ahí todas y ninguna.

Cada vez que voy a la casa de mis papás (la que siempre será mi casa) siento que vuelvo a mi hogar, pero que lo pierdo también un poquito. Todo empieza cuando un día notás que el azúcar no se guarda donde se guardaba antes. Después que pintaron las paredes, tapando las manchas de años de uso, de salpicaduras y de rayones infantiles. De a poco te vas dando cuenta que esa casa que siempre será tu hogar es cada vez un poco menos tuya, en parte porque ya no estás ahí para ver sus cambios.

Por otro lado, en mi vivienda “de adulta” nunca logré sentirme completamente cómoda. Tal vez sea el hecho de que es una residencia compartida con muchas otras personas. O quizás porque todavía no me siento una persona grande que hace cosas de adulto en su propio lugar y todavía necesito que mi mamá me rete y me diga que tengo que comer más frutas o que esa tos parece seria y debería ir al médico.

Sea lo que sea que origina esos sentimientos, siempre los logro paliar con el peluche que me acompañó en la infancia, usando el mismo enjuague de ropa que usa mi papá, poniendo de fondo el programa de chimentos que suena todas las tardes en su casa. Porque si bien la casa de mis papás, mi vivienda, mi familia y yo cambiamos constantemente, la idea abstracta de hogar siempre va a estar en esas cosas chiquitas. En un olor, un sonido, un recuerdo, que te dan esa sensación de calma y de seguridad que te hace volver a tu hogar.

2 thoughts on “¿Qué te hace sentir ‘como en casa’?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s